19. Camposanto

facebooktwitterredditpinteresttumblrmail

Y si empezamos
y si no acabamos
y si pintamos unas nubes que se quedan a la mitad
y si nos perdemos
y si nos fuimos para no volver
y si no sabemos lo que hacemos
y si no sabemos porque lo hacemos
y si a pesar de todo sabemos lo que sabemos
y si sabiendo todo, hacemos lo que no hacemos mientras lo hacemos
y si somos un par de bobos
y si somos un par de prodigios
y si somos todo
y si somos nada
y si somos la tormenta que el temor acotará
y si somos un tiempo que no debe
y si somos un debe que no tiene tiempo
y si debemos un tiempo que acontece mientras somos
y si tenemos tantas variables y dudas postergables y planteamientos impostergables
y si las matamos a todas y desaparecemos a todos
y si en nuestro terreno de anhelos, enterramos todas las dudas y sembramos los planteamientos
y si hacemos con estos un camposanto de virtudes
y si hacemos con estos un camposanto de verdades
y si hacemos con este camposanto los cimientos de un castillo de papel
y si hacemos con ese castillo de papel una casa de equidad
y si hacemos con esa casa de equidad una villa de amor
y si hacemos de esa villa de amor un vida juntos
y si hacemos de esa vida juntos todo lo que deseamos hasta morir
y si al morir nos entierran con los recuerdos de nuestra vida, que es una villa de amor, que es una casa de equidad, que es un castillo de papel, que es un camposanto de verdades, que es un camposanto de virtudes, que es un terreno de anhelos donde están nuestras primeras dudas y olvidados planteamientos, estaremos donde estuvimos al principio, donde somos parte de todo y parte de nada, pero donde y sobre todo, somos, por siempre, lo somos. En ese entonces, en ese ahora, en ese loop que somos.
y sí, seremos.

facebooktwitterredditpinteresttumblrmail

22. Pasatiempos, no personas.

facebooktwitterredditpinteresttumblrmail

– El ser humano está compuesto de billones de pequeñas partes.

– ¿Células?

– No, de “tal veces”.

Existe gente que no es nada ni nadie. No son personas, a veces, a pesar de tener nombre, jamás lo recordarás. Esa gente –que apenas lo es-, no son personas, son pasatiempos.

Son motas en el paisaje del día a día, que rellenan las calles, escuelas, tiendas, trabajo y demás espacios. Los pasatiempos es una falla en el largo plano de la existencia humana. Nacen porque sí, porque no los planearon, porque no fueron como los planearon, porque cuando los planearon cambiaron los planes y acabaron siendo eso que son ahora: nada. Gente vacía, sin ambición, sin  un ordenamiento emocional e intelectual que sea digno de rescatarse. Los hay en todos sabores, colores, sexos (y sus preferencias) y niveles socioeconómicos. Parias del bien vivir.

Un pasatiempo no sabe qué hacer con su hoy, cree que su pasado es olvidable, supone que su futuro será mejor, pues que todo se alineará para que mágicamente y sin esfuerzo alguno de su parte todo vaya viento en popa. Los pasatiempos gustan –quizá no gustan, pero lo hacen de manera excelsa- de pasar días, meses, años con la misma rutina, sin hacer un poquito más, pero cuando se puede, un poquito menos es mejor. Estrangulan sus aspiraciones con tal de evadir responsabilidades y se vuelven ciegos antes las responsabilidades que ya tienen o adquirieron sin querer.

Generalmente, un pasatiempo viene de genealogía, siendo esto que un pasatiempo es hijo de una persona que terminó estando con un pasatiempo, o, de manera más común, con un par de pasatiempos que de buenas a primeras, tuvieron uno o muchos pasatiempos. Esto nos lleva a una pregunta interesante ¿Eres una persona o un pasatiempo? La respuesta puede tardar en llegar, a veces demasiado tiempo, tanto que para cuando llega ya no importará, pues serás uno, por auto denominación, asociación o condicionamiento. Por el momento en el que te enteras y si en verdad quieres enterarte, busca a alguien a quien consideres como persona y que esta misma te considere como persona, no pasatiempo. A final de cuentas, cuando encuentras a una buena persona, dejas de ser un pasatiempo y comienzas a pasar el tiempo como la persona que quieres llegar a ser para convertirte en aquella a la que otra más está dispuesta a darte todo su tiempo.

Ahora bien, que si crees que aun eres joven para preocuparte de eso, anda, corre y ve, se un pasatiempo, no persona. Algún día te encontrarás pensando en qué fue de tu vida, que fue de tu tiempo, pero no importará más, ya serás de la vida misma, un mero y olvidable pasatiempo.

facebooktwitterredditpinteresttumblrmail

25. Un domingo, un gato y el déficit de atención.

facebooktwitterredditpinteresttumblrmail

GATO subió por la cama, tratando de acomodarse y a la vez, molestar cuanto más podía, a ▒▒▒▒▒▒▒▒. Ella se negaba a despertar, eran apenas las 6 de la mañana de un horrible domingo lluvioso, frío y con la cruda que había acarreado salir la noche anterior a meterse unas líneas y andar de puta, pues no iba a ser algo para nada placentero atender a esa bola de pelos, pero vamos, que GATO no tiene consideración alguna, pues quien manda es él y no le importa que su esclava haya salido a hacer quien-sabe-qué y sin su permiso.

Pero, hagamos una pequeña pausa, para salirnos un poco de la mirada juzgona de GATO y apreciar un poco la precaria situación de ▒▒▒▒▒▒▒▒:

El sábado por la mañana fue un día completamente diferente, puesto que amaneció soleado y pues bien, el viernes por la noche había sido quincena, así que le dio tiempo de pagar su internet y no tendría que sufrir como el mes anterior, cuando se lo cortaron. ▒▒▒▒▒▒▒▒ bajó feliz, cantando, lista para prepararle su comida a GATO, el cual ya tenía unos minutos impacientándose. Le sirvió comida, leche y con un gesto de solemnidad se retiró de la vista de GATO. Llamó a sus padres, puesto que planeaba ir a visitarles por la tarde, así que decidió asegurarse que allí estarían y no se pasaría una hora esperándolos al pie de la puerta de estos como la semana pasada.

Como pueden apreciar, ▒▒▒▒▒▒▒▒ aprende de sus errores, o bien, eso puede parecer hasta este párrafo. Avancemos un poco.

Por la noche, después de visitar a sus padres, recibió una llamada de ▒▒▒. Esto le hizo sentir cierto cosquilleo, porque bien, ella sabía exactamente para qué la estaba llamando. Contestó tímida, saludó cordial, y, a las 6 frases intercambiadas, ya estaba diciendo guarradas por el celular. ▒▒▒▒▒▒▒▒ se quedó de ver con ▒▒▒ en La Caminera, una cantina en el centro de la ciudad. Como ya era buena hora, decidió salir directamente para allá, sin regresar a su casa y darle de comer a GATO, como se supone que habría de hacer, puesto que entre estudiar y su trabajo de medio-medio tiempo en una tienda de discos, su única obligación es alimentar a ese odioso animal. A pesar de todo, llegó quince minutos tarde a la cita, ▒▒▒ ya estaba empezando, pues se había pedido una cubeta con seis cuartitos, de los cuales ya llevaba él solito cuatro. Al verla entrar, se levantó y fue por ella a la puerta, donde la recibió apretándole las pocas nalgas que tiene, pues como han de enterarse, ▒▒▒▒▒▒▒▒ no es una tipa muy agraciada, pero a final de cuentas ha sabido arreglárselas para nunca andar sola. Dos cubetas después, llegaron a la cantina ▒▒▒▒▒▒, ▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒ y ▒▒▒▒ ▒▒▒▒▒▒▒▒, amigas de ▒▒▒▒▒▒▒▒. ▒▒▒ llamó a alguno de sus primos, para que no estuviese solo entre tantas mujeres y al cabo de unos minutos ya tenían fiesta grande. ▒▒▒▒▒ ▒▒▒▒, el mayor de los primos, al llegar mandó a la chingada a los demás clientes de la cantina y la mandó a cerrar para ellos-nomás, y que al que no se quisiera ir se-lo-iba-a-cargar-la-verga. Así por las buenas, La Caminera quedó cerrada con los ocho tomando y el pobre cantinero orinándose del miedo, puesto que ▒▒▒▒▒ ▒▒▒▒ es un cabrón de primera y dicen que en su haber tiene unas 29 muertes. Pero vamos, que eso es normal en ▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒ ▒▒ ▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒, ▒▒▒▒▒▒▒▒▒, donde las narcofosas son más comunes que las tiendas de abarrotes.

Adelantémonos un poco más, que GATO tiene hambre y ya perdimos mucho tiempo explicando detalles, lugares y nombres que uno no debería andar dando a conocer.

Entre el calor de la noche, las cervezas, el Buchanan’s y la banda, ▒▒▒ salió a su camioneta y de vuelta trajo provisiones para toda la gente. Se veían metas, grapas y otras madres que a esas horas ya no distingues pero que te acabas metiendo, porque no vaya siendo que te vean feo. ▒▒▒▒▒▒▒▒ comenzó a manosear a ▒▒▒▒▒ ▒▒▒▒ enfrente de ▒▒▒, simplemente por el hecho de que ella podía y sabía que ▒▒▒ nunca tendría los huevitos como para decir ni muchos menos hacer algo enfrente de ▒▒▒▒▒ ▒▒▒▒. Antes de las dos de la mañana, ▒▒▒▒▒▒▒▒ y ▒▒▒▒▒ ▒▒▒▒ ya estaban cogiendo en el baño de La Caminera después de meterse unas cuantas rayas más. Fue en ese instante cuando ▒▒▒▒▒▒▒▒ cayó en cuenta de que no le había dado de comer a GATO más que una vez en todo el día. Claro, no debería haber relación alguna entre pensar en la comida de GATO y andar haciendo una mamada, pero pues el cerebro en drogas de ella debe ser una madeja de idioteces.

Salieron todos de La Caminera cerca de las 4 am. ▒▒, como buen arrastrado, ofreció llevar a ▒▒▒▒▒▒▒▒ hasta su casa, pero ella prefirió irse con ▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒, puesto que las dos vivían cerca. A unas cuantas cuadras de llegar a su colonia, las paró un retén de la policía federal.

Afortunadamente ▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒ no había tomado nada, mucho menos se había metido algo, porque mañana tenía que hacerse unos análisis de rutina para el trabajo (ella es la Secretaria de Salud de en ▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒ ▒▒ ▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒, todo un ejemplo, sí señor), de otra forma, hubiera tenido que hacer llamadas y pedir favores para que no se las hicieran de pedo, aunque a final de cuentas, todos en ese pinche pueblo, saben quién es ▒▒▒▒▒ ▒▒▒▒ y qué es él dentro del Cartel ▒▒▒ ▒▒▒▒▒▒▒▒▒ y saben perfectamente quienes son sus amistades. De allí a que les vayan a caer o propasarse es otra cosa muy diferente. Siempre se habla de la lucha contra el crimen organizado, pero esto nada más es para no meterse con el Crimen bien Organizado, pues sí, uno no muerde la mano de quien le da de comer.

En fin, ▒▒▒▒▒▒▒▒ entró a su casa pasadas la 4.20 y a pesar de que GATO le pidió de comer en cuanto llegó, a ella no le importaba nada más. Bajó las persianas y se tiró en la cama. Todo iba bien, hasta que GATO subió por la cama, tratando de acomodarse y a la vez, molestar cuanto más podía, a ▒▒▒▒▒▒▒▒. Ella se negaba a despertar, eran apenas las 6 de la mañana de un horrible domingo lluvioso, frío y con la cruda que había acarreado salir la noche anterior a meterse unas líneas y andar de puta, pues no iba a ser algo para nada placentero atender a esa bola de pelos, pero vamos, que GATO no tiene consideración alguna, pues quien manda es él y no le importa que su esclava haya salido a hacer quien-sabe-qué y sin su permiso.

Pero, hagamos una pequeña pausa tengo que tomarme mi Lisdexanfetamina, que ya es hora y si no la tomo luego no pongo atención en lo que digo y hago.

Eran las doce y todo sereno. No permitió un cambio en su rutina, ni hoy ni ayer, aunque para mañana ya tenía uno programado. Tenía dos meses planeando eso.

facebooktwitterredditpinteresttumblrmail

28. El dolor, la muerte y el tango.

facebooktwitterredditpinteresttumblrmail

Centralizados, como integrantes de algún paro normalizado de un sindicato. No pierden ni ganan nada. Tiempo, quizá, eso pierden. Decepción, seguramente, eso ganan.

No se frenan, no dimiten. El dolor, la muerte y el tango, siguen allí sentados, en la esquina de Londres de la colonia Talporcual de la gran metrópoli de un pequeño país. Uno toca un cencerro, mientras otro más sostiene el cartel que reza “clemencia, les pedimos, humanidad. Tengan un poco de clemencia para el dolor, otra tanta para la muerte y si les sobra un poco, el tango la requiere también”. Piden ayuda, piden caridad, dicen que no tienen ni que tragar. El tango, callado, con la mirada en el suelo, juega con el agujero que tiene en la suela del zapato izquierdo. A veces balbucea, a veces solo llora. Recuerdos de otros tiempos, donde el fulgor era su carta de presentación. El dolor, sincero, a veces grita, espantando a cualquiera que cerca pase. Insulta, berrea, maldice desgracias, propias, ajenas. El dolor no perdona a familiares y desconocidos, para ellos son iguales, todos iguales, todos lo peor y todos lo que el quisiera ser. A diferencia de tango, el dolor nunca fue bien recibido ni en la colonia, ni en su casa. Sus padres lo corrieron a una edad temprana y si no fuera por la muerte, sus días serían vacíos como siempre. La muerte es indiferente. Mientras dolor toca el cencerro y tango sostiene el cartel, ella solo se aferra a estirar la mano y agradecer alguna moneda que en esta llegase a caer. La muerte sabe que no tiene caso quejarse, pues su situación nada va a mejorar. Siempre temida y evitada, a veces odiada y cuando alguien en realidad la quiere y la busca, es gente que no vale la pena. La muerte se encontró un mal día con el dolor y el tango. Nunca planeó quedarse con ellos, pero al verlos allí, tan pobres, tristes y sinceros, se olvidó de todo y se perdió entre ellos. Nunca supo como el tango conoció al dolor, ni nunca se los preguntó. Ella supone que el tango es hijo del dolor, por las edades y similitudes que presentan. No lo pregunta, no porque tenga miedo de la respuesta, si no de las preguntas que esta conllevaría. Para empezar, ¿quién en su sano juicio se atrevería a follar con dolor? Peor aún, ¿quién engendraría a alguien como tango?

Solo ella. Y por eso no pregunta, suficiente tiene con saberse responsable de muchas otras cosas malas en este mundo, como para confirmarse otras peores.

Pero ustedes no juzguen, que seguramente tienen sus propios bemoles. Si los encuentran en la calle, tírenles cuando menos una miga, una moneda o una manzana podrida, pero por favor, nunca, nunca, nunca, una sonrisa.

facebooktwitterredditpinteresttumblrmail